domingo, 7 de diciembre de 2008

¿Más de lo mismo?...

El Miércoles y después de 15 días a la espera de que el deporte más lindo del mundo volviese a nuestro país, finalmente pudimos ver fútbol. Esta vuelta del fútbol la pueden definir 2 populares dichos: "no todo lo que brilla es oro" y "no todo es lo que parece". Hoy visitando la popular página del canal de TV Espn, vi un artículo de violencia del cual les dejo el link(http://espndeportes.espn.go.com/news/story?id=752741&s=fut&type=story) en el cual hablaba de nuestro fútbol, lo que me provocó vergüenza ajena.En el encuentro entre Nacional vs Villa Española vi una bandera en la hinchada de Nacional, (que a pesar de la poca simpatía que me tiene ese cuadro) que era digna de admiración.

Sinceramente y tal vez por mi exceso de ingenuidad creí que eso salía de sus atrofiados cerebros y/o de sus vacíos corazones, pero no tengo ningún problema en admitir mi error. No tienen ni cerebro ni tienen corazones al igual que muchos barras bravas, que se han convertido en plaga para nuestro querido fútbol uruguayo. Hoy a la salida del partido entre Nacional vs Cerro, mi admiración se transformo en desilusión.

Según informa El País en su edición digital: "Una vez finalizado el partido, se registraron incidentes de violencia en la salida de la tribuna Colombes, donde estaba alojada la parcialidad de Cerro". La policía en su intento de cubrirse declaró lo siguiente: "no ocurrió nada fuera de lo normal".